el-dorado
 

VER AQUÍ:

Salvamento al Patrimonio

Arquitectónico-Arqueológico

De la Nación
.

Diario del salvamento, año 2015

LISTADO GENERAL DE LOS MENÚS:
El Dorado

La Cultura Omegua

Las Expediciones.

Felipe de Utre.

El Imperio

Belalcázar

Jiménez de Quesada.

Nicolás de Federmán.

Pedro de Silva.

Las esmeraldas.

Las Amazonas.

Los Chibchas.

Los Tunjas.

Conclusión.

La cultura más importante de América

El Imperio Gua.

Deformación cráneos.

Los Entierros.

Caribes y caníbales.

Tatuajes y circuncisión.

Teúrgia.

Partícula Gua

Origen hombre América.

Paititi, Dorado.

El Paititi.

Incas en Colombia.

EL lugar de Paititi

El hombre dorado

Chiribiquete, Raposo, Percy Fawcett.

Documento Recio de León.

La verdadera ruta de Orellana

Salen de Quito.

Empiezan a navegar.

Viaje de regreso.

Cuando se trocó la ruta.

Ruta con Google Earth.

El lugar de la canela.

El viaje extraordinario de los Marañones.

Pedro de Ursúa.

Fin de Ursúa.

Entran al río Negro.

Están en el Orinoco.

Se confirma el Orinoco.

El río increíble.

Lope de Aguirre.

Ruta de Ursúa civilizada con Google Earth

Desde el astillero.

Isla de Garcia.

Final de la ruta.

Otras Rutas
Ruta del Padre Acuña
La cartografía y El Dorado

Mapas históricos

Temas muy especiales que tienen que ver con este tercer Imperio
Arqueología satélite

Arqueología con Google Earth.

Lagos precolombinos.

Homínidos de América

Cráneos gigantes.

Cráneos pequeños.

Los Sutagaos.

El oro precolombino

El Copey.

Las fabulosas esferas

Esferas de piedra.

No queremos ver.

Los muros del Perú.

Lo hecho por estas culturas.

Editorial.

Libro y repaso.

Sobre los Sutagaos.

Lo dicho sobre amparos

Guaquería.

Diario de Nicolás de Federmán.

Apartes de este diario.

Edad de algunos conquistadores

¿Sabe usted los años que tenían cuando llegaron a América?.

Los Cronistas

Y la crónica.

Galería de Arte

MI Pintura, escultura, y hoja de vida.

Enviar correo a:

Dirección Web.


Dirección personal.


BIBLIOGRAFÍA.

Bibliografía digital.

Bibliografía de editorial.

El cometido de estas páginas es lograr se adelanten el estudio y exploración de los territorios denunciados y se divulguen los hallazgos que se causaren dentro de ellos.

Se esclarezca la ubicación de nuestro Imperio y de las tribus que lo conformaron, para que reparen nuestras academias los errores cometidos que son funestos, para la arqueología presente y futura del Perú, Ecuador, Brasil, Venezuela y Colombia.

La difusión de este sitio logrará sacar adelante las verdades expuestas.

El contenido de esta Web se acoge a las normas del copyright internacional.

Gracias por su visita.

Gilda Mora.

 

EMPIEZAN A NAVEGAR.

Regresar al index general
Distancia entre el río Putumayo y el río Caquetá

Distancia entre el río Caquetá y el río Putumayo en Colombia, por el río Putumayo navega Orellana y descubre el río Amazonas.

Antes de ver la relación del Padre Carvajal que lo acompaña, veamos porqué Orellana se decide a hacer el descubrimiento de la salida del Perú al Atlántico abandonando a Pizarro:

Aparte de la carta de Gonzalo Pizarro al Rey:

......y porque los indios desde el agua no hiciesen mal a la gente del real, me convino hacer un bergantín, para que amparase y acompañase a las canoas que yo había tomado, y porque teníamos necesidad de buscar comida para el real y pasar el río de la una parte a la otra para buscarla, y sin este bergantín y canoas no se podía sustentar la gente del real, así de comida como para llevar las armas y munición de los arcabuces y ballestas y de las otras cosas necesarias al real, y para llevar los dolientes y el herraje para los caballos y barras y azadones y otras cosas necesarias, porque ya se nos había muerto lo más del servicio que llevábamos, porque esta tierra es caliente; lo cual todo hice con intención, si no topásemos buena tierra donde poblar, de no parar hasta salir a la mar del Norte...

Gonzalo Pizarro se encuentra con las poderosas tribus de los Omagua que poblaban los ríos Putumayo y Caquetá, sorpresivamente incluye en sus objetivos "encontrar" una vía al mar del Norte como llamaban al Atlántico.

La razón de este cambio tan brusco y radical no pudo ser otro que el informe de los Omaguas, sobre las 3 expediciones que se encontraban en la región, a fines del año 1541,y muy especialmente la cercanía de Hernán Pérez de Quesada que estaba como encargado general del Nuevo Reino de Granada hasta el regreso de su hermano Gonzalo Jiménez de Quesada, del cual los Pizarro sabían el motivo por el que había ido a España.

Gonzalo Pizarro y sus capitanes no desconocían (por el camino recorrido en los dos años que llevaban caminando) estar fuera de lo adjudicado a su hermano Francisco Pizarro y pudo considerar con su teniente Orellana enfrentar o huir al encuentro con la gente del Nuevo Reino y con los de Venezuela que se acercaban al sector.

La cercanía de los otros conquistadores era una razón suficiente para que Orellana pudiera considerar fracasada la misión y se decidiera a dejar montado en el problema a Gonzalo, desertar y adjudicarse el descubrimiento de la salida al mar, de la que es seguro también fueran informados por los mismos indios.

La segunda expedición era la de Felipe de Utre y la tercera el personal de Sebastián de Belalcazar que se encontraba asentado en el valle de Sibundoy. Estas expediciones se tratan en artículos independientes, por el momento veamos algunos apartes de las mismas:

Expedición de Hernán Pérez de Quesada:

Fray Pedro de Aguado

De la primera parte, libro 4

Capítulo undécimo ....Y dejando Hernán Pérez de Quesada por su teniente en el Reino al capitán Gonzalo Suárez Rendón, se partió de la ciudad de Santafé por principio del mes de septiembre, año de mil quinientos cuarenta; y llevando consigo a los capitanes Montalvo, y Martínez, y Maldonado, caminó la vuelta de los Llanos, a tomar el pueblo que decían de Nuestra Señora.....

......Maldonado caminó tres días sin saber por dónde iba, al cabo de los cuales, atravesando la cordillera y cumbre de la sierra, dio en un valle de cabañas y mucha población,llamado Sibundoy. Era este valle de los términos de la villa de Pasto, de la gobernación de Popayán, y a la sazón lo andaban pacificando ciertos capitanes por mandado de Benalcázar, que ya era adelantado de aquella gobernación. El capitán Maldonado, no conociendo la tierra, volvió con mucho contento a dar aviso a Hernán Pérez, el cual luégo se movió con toda su gente a entrar en el valle de Sibundoy, con pérdida de muchos soldados, que los indios le habían muerto en la loma donde había estado alojado, los cuales eran indios caníbales y tan atrevidos y desvergonzados, que el día que los españoles levantaron sus toldos de aquel alojamiento les tomaron los indios seis soldados a manos, delante de toda la más gente, sin que se pudiese remediar por ser la tierra tan doblada y montuosa, y allí incontinenti los hicieron pedazos y se los llevaron cargados para comer. En veinte leguas que de la loma dicha hasta el valle de Sibundoy había, por la maleza del camino perecieron muchos españoles y caballos.

Otro día de mañana le salieron muchos indios de paz al capitán Montalvo,y preguntándoles por señas dónde estuviesen españoles, dijeron que media legua de allí andaban los que, como dije, por mandado de Benalcázar, pacificaba aquel valle, que eran el capitán Pedro de Molina, con cierta gente española, el cual, como por lengua de los indios, tuviese noticia de la llegada de Montalvo a Sibundoy, envió dos soldados conocidos, llamados Alonso del Valle y Mansilla, que habían entrado en el Nuevo Reino con Benalcázar, a que supiesen qué gente era la que en el valle había entrado, los cuales lo hicieron como les fue mandado y llevaron noticia a su capitán Pedro de Molina del suceso de Hernán Pérez y de su gente.

El capitán Molina otro día envió a recibir con contento a Hernán Pérez y a los que con él iban, con el capitán Cepeda y otros cuatro vecinos de Pasto, con refresco para comer donde se juntaron todos los unos y los otros....

Hernán Pérez y su gente son guiados a Pasto por los de Belalcazar y regresa a la sabana de Bogotá.

Antonio de Herrera y Tordecillas dice de Pérez de Quesada y de la canela:

Texto de Herrera sobre PÉrez de Quesada

Continuemos con Gonzalo Pizarro, Francisco de Orellana y:

FRAY GASPAR DE CARVAJAL, cronista de la navegación.

Existen dos copias del manuscrito de este sacerdote, una publicada en 1851 por la Real Academia de Madrid y la otra en Sevilla publicada por José Toribio Medina en 1895 con algunas diferencias entre ellas, Más la versión de Gonzalo Fernández de Oviedo que ilustraremos en La ruta con Google Earth, donde encuentran los link para acceder a los dos manuscritos completos.

Nos aclara Carvajal la altura del sector donde se construye el barco al relatar la división de los españoles en seguir el río que hace posible a Orellana el descubrimiento del Amazonas, unos querían seguir el camino de las "sabanas de Pasto y Popayán" muy lejos de Coca, los soldados querian seguir al este de estas dos ciudades y Gonzalo Pizarro al Sur, la via del río.

Localización de las ciudades de Pasto y Popayan

Apartes del escrito de: FR. Gaspar de Carvajal.

....y el dicho Gobernador queriendo enviar por el río abajo a descubrir, hobo pareceres que no lo hiciese, porque no era cosa para seguir por un río y dejar la cabanas que caen a las espaldas de la villa de Pasto Y Popayán en que haba muchos caminos; y todavía el dicho Gobernador quiso seguir el dicho río, por el cual anduvimos veinte leguas, al cabo de las cuales hallamos unas poblaciones no grandes, aquí determinó el dicho Gonzalo Pizarro se hiciere un barco para navegar el río de un cabo a otro por comida, que ya aquel río tenía media legua de ancho y aunque el dicho Capitán era de parecer que no se hiciese el dicho barco por algunos buenos respetos, sino que diesen vuelta a las dichas cabanas y siguiésemos los caminos que iban al dicho ya poblado, el dicho Gonzalo Pizarro no quiso sino que se pusiese en obra el dicho barco;y así, el Capitán Orellana, visto esto, anduvo por todo el real sacando hierro para clavos y echando a cada uno la madera que había de traer, y desta manera y con el trabajo de todos se hizo el dicho barco, en el cual metió el dicho Gobernador Pizarro alguna ropa y indios dolientes, y seguimos el río abajo otras cincuenta leguas, al cabo de las cuales se nos acabó el poblado y íbamos ya con muy gran necesidad y falta de comida, de cuya cabsa todos los compañeros iban muy descontentos y platicaban de se volver y no pasar adelante, porque se tenía noticia que había gran despoblado, y el Capitán Orellana, viendo lo que pasaba y la gran necesidad en que todos estaban, y que había perdido todo cuanto tenía, le pareció que no cumplía con su honra dar la vuelta sobre tanta pérdida, y así se fue al dicho Gobernador y le dijo cómo él determinaba de dejar lo poco que allí tenía y seguir el río abajo, y que si la ventura le favoreciese en que cerca hallase poblado y comida con que todos se pudiesen remediar, que él se lo haría saber, y que si viese que se tardaba, que no hiciese cuenta del, y que, entre tanto, que se retrajese atrás donde hubiese comida, y que allí le esperase tres o cuatro días, o el tiempo que le pareciese, y que si no viniese, que no hiciese cuenta del; y con esto el dicho Gobernador le dijo que hiciese lo que le pareciese: y así, el Capitán Orellana tomó consigo cincuenta y siete hombres, con los cuales se metió en el barco ya dicho y en ciertas canoas que a los indios se habían tomado, y comenzó a seguir su río abajo con propósito de luego dar la vuelta, si comida se hallase; lo cual salió al contrarío de como todos pensábamos...

Con los siguientes apartes de este manuscrito, queda muy claro que si navegaron por el río Putumayo y no por el Coca.

Dijo el padre:

......y así, íbamos caminando suplicando a Nuestro Señor tuviese por bien de nos encaminar en aquella jornada de manera que pudiésemos volver a nuestros compañeros. El segundo día que salimos y nos apartamos de nuestros compañeros nos hubiéramos de perder en medio del río, porque el barco dio en un palo y le sumió una tabla, de manera que a no estar cerca de tierra acabáramos allí nuestra jornada; pero se puso luego remedio en sacarse de agua y ponerle un pedazo de tabla, y luego comenzamos nuestro camino con muy gran priesa; y como el río corría mucho, andábamos a veinte y a veinte y cinco leguas, porque ya el río iba crecido y aumentando así, por cabsa de otros muchos ríos que entraban en él, por la mano diestra hacia el sur. Caminamos tres días sin poblado ninguno. Viendo que nos habíamos alejado de donde nuestros compañeros habían quedado y que se nos había acabado lo poco que de comer traíamos para nuestro camino tan incierto como el que facíamos,.... y entretanto, a falta de otros mantenimientos, vinimos a tan gran necesidad que no comíamos sino cueros, cintas y suelas de zapatos cocidos con algunas yerbas, de manera que era tanta nuestra flaqueza que sobre los pies no nos podíamos tener, que unos a gatas y otros con bordones se metieron a las montañas a buscar algunas raíces que comer, y algunos hubo que comieron algunas yerbas no conocidas, los cuales estuvieron a punto de muerte, porque estaban como locos y no tenían seso;...

...El día de año nuevo de cuarenta y dos pareció a ciertos compañeros de los nuestros que habían oído atambores de indios..y como a lo cierto aquel dia ni otro se viese poblado, vióse ser imaginación,...y es, que estando lunes en la noche, que se contaron ocho del mes de Enero, y llegamos al pueblo..hasta dos horas después del medio día, que los indios comenzaron a venir por el agua a ver que cosa era, y así andaban como bobos por el río; y visto esto por el Capitán, púsose sobre la barraca del río, y en su lengua, que en alguna manera los entendía comenzó a hablar con ellos... ..

Y también nos dio noticia de otro señor que estaba apartado del río, metido la tierra adentro, el cual decía poseer muy gran riqueza de oro: este señor se llama Ica; nunca lo vimos, porque como digo, se nos quedó desviado del río... ( se detienen en este pueblo a hacer clavos para hacer otro bergantín más adelante) Diose tan buena manera nuestra compañía en este pueblo en la fábrica de esta obra, que en veinte días, mediante Dios, se hicieron dos mil clavos muy buenos y otras cosas, y dejó el Capitán la obra del bergantín para donde hallase más oportunidad y mejor aparejo..el Capitán acordó de dar mil castellanos a seis compañeros si juntarse quisiesen a dar la nueva al gobernador Gonzalo Pizarro, y demás desto les darían dos negros que les ayudasen a remar y algunos indios que le llevasen cartas y le diesen de su parte nueva de lo que pasaba; y entre todos no se fallaron sino tres, porque todos temían la muerte que les estaba cierta, por lo que habían de tardar hasta llegar a donde habían dejado al dicho Gobernador, y que él habría ya dado la vuelta, porque habían andado ciento cincuenta leguas desde que habían dejado al Gobernador en nueve días que habían caminado..

Acabada la obra y visto que la comida se nos agotaba y se nos habían muerto siete compañeros de la hambre pasada, partimos, día de Nuestra Señora la Candelaria: metimos la comida que pudimos, porque ya no era tiempo de estar más en aquel pueblo, lo uno, porque los naturales parecía que se les hacía de mal, y querían dejarlos muy contentos, y lo otro porque no perdiésemos el tiempo y gastásemos la comida sin provecho, porque no sabíamos si la habríamos de menester; y así comenzamos a caminar por esta dicha provincia, y no habíamos andado obra de veinte leguas, cuando se juntó con nuestro río otro por la diestra mano, no muy grande, en el cual río tenia su asiento un principal señor llamado Yrrimorray. y por ser indio y señor de mucha razón y haber venido a ver al Capitán y a traerle de comer, quiso ir a su tierra; pero también fue por causa de que venía el río muy recio y con grande avenida; y aquí estuvimos en punto de perdernos, porque al entrar, que entraba este río en el que nosotros navegábamos, peleaba la una agua con la otra y traía mucha madera de un cabo a otro, que era trabajo navegar por él, porque hacía muchos remolinos y nos traía a un cabo y a otro, pero con harto trabajo salimos de este peligro sin poder tomar el pueblo, y pasamos adelante, donde teníamos nueva de otro pueblo que nos decían que estaba de allí doscientas leguas porque todo lo demás era desierto, y así las caminamos con mucho trabajo. ....

.....Otro día a las diez horas, llegamos a otro pueblo ..

......Otro día pasados los tres, salimos deste pueblo y caminamos por nuestro río a vista de buenos pueblos; y yendo así, un domingo de mañana, a una división que el río hacia, que se partía en dos partes, subieron a vernos unos indios en cuatro o cinco canoas que venían cargadas con mucha comida....y así llegaron, le dijeron como ellos eran principales y vasallos de Aparia, y que por su mandato venían a nos traer de comer..

.....le dijeron al Capitán que fuese al pueblo..y el Capitán les dijo que por cual de los dos brazos había de ir y ellos respondieron que ellos nos guiarían, que fuésemos en su seguimiento; y así a poco rato, vimos las poblaciones donde estaba el dicho señor,..

Esta división tiene que ser lo que se ve en el siguiente mapa y es la isla la Flora de unos 10 kilómetros de largo, su tamaño Justifica al texto, "...a una división que el río hacia, que se partía en dos partes.....que por cual de los dos brazos había de ir..."

No hay una sola referencia en este manuscrito ni en ninguno que conozca en el que se llame "división" a la desembocadura de un río en otro, pero si pretenden algunos academicos interpretar este aparte de este manuscrito, asumiendo que la "división" es la junta del río Napo con el Amazonas.

Mapa oficial de la Republica de Colombia Entidades territorial del Instituto Geográfico Agustín Codazzi 1995.

mapa sur de Colombia

APARÍA.

Una sola expedición produce el nombre de Aparía y es la de Francisco de Orellana.

Este mapa del siglo XVII ubica con exactitud a Aparía sobre el río Putumayo a más o menos la misma altura de la isla la Flora, es de notar en este mapa que la región señalada como Paría corresponde a la localización real del Imperio en la cuenca del Orinoco. Ver el Menú La cartografia y el Dorado.

Mapa del siglo XVII

La fuente de este mapa de Louis Hennepin de 1698 es La Biblioteca Digital de Portugal, el link a esta biblioteca lo encuentran en el Menú Bibliografía, en Bibliografía Digital, sección Mapas Históricos.

Ríos Putumayo, Napo y Amazonas

Fragmento de mapa actual con el río Napo y Putumayo para comparar el histórico.

Continúa la ruta:


Dice fray gaspar de Carvajal estar con Aparía 35 días haciendo el otro barco, pasando la Semana Santa y sigue:

.....Posamos en este mismo asiento, toda la cuaresma.. Partimos del asiento y pueblo de Aparia con el nuevo bergantín.. A veinte y cuatro de abril del año sobredicho, que vinimos por las poblaciones de aquel señor de Aparia,...

...Cumplidos doce días de Mayo llegamos a las provincias de Machiparo, que es muy gran señor y de mucha gente y confina con otro señor tan grande, llamado Omaga, y son amigos...

..Vimos venir por el río arriba muy gran cantidad de canoas, todas puestas a punto de guerra...pero todavía nos siguieron dos días y dos noches sin nos dejarnos reposar, que tánto tardamos en salir de la población deste gran señor Machiparo, ...según la disposición y parecer de ella, debe ser la más poblada que se ha visto, y así nos lo decían los indios de la provincia de Aparia, que había un señor la tierra adentro hacia el Sur, que se llamaba Ica, y que tenía muy gran riqueza.

..Y con este trabajo salimos de la provincia y gran señorío de Machiparo y llegamos a otro no menor, que era comienzo de Oniguayal..a donde había mucha gente de guerra..

....Salimos deste dicho pueblo y comenzamos a caminar y no hubimos andado obra de dos leguas cuando vimos entrar por el río otro río muy poderoso y más grande de la diestra mano; tánto era de grande que a la entrada hacía tres islas, de causa de las cuales le pusimos el río de la Trinidad; y en esa junta del uno y del otro había muchas y muy grandes poblaciones y muy linda tierra y muy fructífera: esto era ya en el señorío y tierra de Omagua,..

Venían navegando por un solo río desde las provincias donde encontraron la canela hasta el encuentro con el de mayor tamaño.

Si es evidente que llegan al río Amazonas y su dimensión, pues hace relación de navegar una vez por una banda y por otra, además formaba tres islas en la boca del que navegaban.

Esto es único, no se repite en todo el recorrido del río Amazonas, las tres islas que se forman en la boca del río ICA ameritan que Orellana le de el nombre de río de la trinidad, al río Amazonas.

CONFIRMAR POR VISTA SATÉLITE EN:

LA MARAVILLOSA HERRAMIENTA QUE NOS BRINDA GOOGLE.

Imagen satÉlite del Amazonas y Putumayo
Boca del río ICA, (llamado Putumayo en Colombia) cuando entra al río Amazonas.

Quedamos con Carvajal en:

..... .Vimos entrar por el río otro río muy poderoso y más grande a la diestra mano: tanto era de grande que a la entrada hacia tres islas, de causa de las cuales le pusimos el río de la Trinidad, y en estas juntas de uno y de otro habia muchas y muy grandes poblaciones y muy linda tierra y muy fructífera: esto era ya el señorío y tierra de Omagua, y por ser los pueblos tántos y tan grandes y haber tánta gente no quiso el Capitán tomar puerto, y así pasamos todo aquel día por poblado con alguna guerra, porque por el agua nos la daban tan cruda que nos hacían ir por medio del río y muchas veces los indios se ponian a platicar con nosotros, y como no los entendíamos, no sabíamos lo que nos decían. a horas de vísperas llegamos a un pueblo que estaba sobre una barranca y por nos parecer pequeño mandó el Capitán que lo tomásemos y también porque tenía en sí tan buena vista que parecía ser recreasión de algún señor de la tierra de adentro y así enderezamos a lo tomar y los indios se defendieron más de una hora pero al fin fueron vencidos y nosotros señoreados del pueblo, donde fallamos muy gran cantidad de comida, de la cual nos proveímos. en este pueblo estaba una casa de placer dentro de la cual había mucha loza de diversas hechuras, así de tinajas como de cántaros muy grandes de más de veinte y cinco arrobas, y otras vasijas pequeñas como platos y escudillas y candeleros desta loza de la mejor que se ha visto en el mundo, porque la de Málaga no se iguala con ella, porque es toda vidriada y esmaltada, de todos colores y tan vivas que espantan, y demás desto los dibujos y pinturas que en ellas hacen son tan compasados que naturalmente labran y dibujan todo como lo romano; y allí nos dijeron los indios que todo lo que en esta casa había de barro lo había en la tierra adentro de oro y plata, y que ellos nos llevarían allá, que era cerca; y en esta casa se hallaron dos ídolos tejidos de pluma de diversa manera, que ponían espanto, y eran de estatura de gigante y tenían en os brazos metidos en los molledos unas ruedas a manera de arandelas, y lo mismo tenían en las pantorrillas junto a las rodillas tenían las orejas oradadas; y muy grandes, a manera de los indios del Cuzco y mayores.

....Esta generación de gentes reside en la tierra adentro y es la que posee la riqueza ya dicha, y por memoria los tienen allí y también se halló en este pueblo oro y plata; pero como nuestra intención no era sino de buscar de comer y procurar cómo salvásemos las vidas y diésemos noticia de tan gran cosa, no curábamos ni se nos daba nada por ninguna riqueza..

Deste pueblos salían muchos caminos y muy reales por la tierra adentro..no había andado media legua cuando los caminos eran más reales y mayores ....

UN GRAN ERROR DE TODAS LAS ACADEMIAS ES DESCONOCER LAS TRIBUS ENCONTRADAS.
Cuentas del recorrido de Orellana sobre mapa

Que cerca están uno del otro el río Putumayo y el Napo en esta imagen, pero que lejos están las bocas del uno y otro al Amazonas, con el Putumayo concuerda la distancia navegada confirmada con varios documentos, los días de navegación que se encuentran en este y analizaremos paso a paso confrontando las dos versiones Putumayo o Napo en: Ruta con Google Earth.

Probaremos en ese artículo lo imposible de la ruta por el río Napo, la entrada a Ruta con Google Earth se encuentra en el index del final de esta página.

Las tribus encontradas:

Irrimorrany, Aparía, Machifaro, ICA, Uniguayal y Omaguas son las tribus existentes en el río de la navegación antes de juntarse con el otro mucho más grande, el de la Trinidad, las cartas antiguas y el nombre actual del río en el Brasil, nos afirman que es el Putumayo el río por el que navegó Orellana.

LOS OMAGUA poblaban las cercanias de los dos ríos Putumayo y Caquetá como denuncia el escrito de Gonzalo Pizarro que veremos en las siguientes páginas de este Menú y los ratifica como los señores del Putumayo el Padre Cristóbal de Acuña casi un siglo después de la ruta de Orellana.

el río putumayo descrito por el  Padre Acuña

Desde tiempos de la conquista es usual en español escribir Putumayo-Ica con C para referirnos a este río cosa que pueden constatar en todos los escritos antiguos y modernos, pero como el nombre es del Brasil quiero traspasar a ustedes en ese idioma la definición que nos dan del mismo.

O nome içá é de origem Tupi e significa"formiga mestra". Designa também os indivíduos guerreiros dos içás, tribo indígena das margens do rio Japurá. (Río Caqueta en Colombia.)

Içá é palavra da língua tupi-guarani. é um tipo de formigas cheia de ovos, que surgem em bandos na época do calor. Os indígenas comiam os içás fritos com um pouco de sal.

Pequeno dicionário Tupi-Guarani
Ica: (Escrito con C) Trombeta dos indígenas Bororos, do Mato Grosso, produzindo um som grave, com que acompanham ritos religiosos e cerimônias funebres.

TERMINA CARVAJAL.

.......fuimos caminando por esta tierra de Omagua más de cien leguas, al cabo de las cuales allegamos a otra tierra de otro señor llamado Paguana, el cual tiene mucha gente y muy doméstica..Deste pueblo iban muchos caminos la tierra adentro, porque el señor no reside sobre el río.. .

..Salimos de esta población y fuimos caminando siempre por muy gran poblado que hubo día que pasamos más de veinte pueblos y esto de la banda por donde nosotros íbamos porque la otra no la podíamos ver por ser el río grande; y así íbamos dos días por la banda diestra, y después atravesábamos e íbamos por la mano siniestra, que mientras víamos lo uno, no víamos lo otro...

...y aquí se nos acabo la provincia del ya dicho señor Paguana, y entramos en otra provincia muy mas belicosa y de mucha gente y que nos daba mucha guerra: desta provincia no supimos cómo se llamaba el señor de ella...

...Sábado víspera de la santísima trinidad el Capitan mando tomar puerto en un pueblo...Este mismo día saliendo de allí, prosiguiendo nuestro viaje, vimos una boca de otro río grande a la mano siniestra,. que entraba en el que nosotros navegábamos, el agua del cual era negra como tinta, y por eso le pusimos el nombre de Río Negro, . el cual corría tánto y con tánta ferocidad, que en más de veinte leguas hacia raya en la otra agua, sin revolver la una con la otra... .

Terminando la relación del Padre Carvajal, llegan a la isla de Cubagua el 11 de septiembre de 1542 .

Orellana en su viaje no se detiene sino para descansar, hacer mantenimiento a los barcos y acaparar alimentos según la relación, el motivo de no llegar a la tierra adentro donde sabia se encontraba lo buscado es la poca gente con la que contaba, pues solo partió con 57 hombres, pero es claro que encuentra el camino hacia el Imperio, pues regresa por él.

....allí nos dijeron los indios que todo lo que en esta casa había de barro lo había en la tierra adentro de oro y plata, y que ellos nos llevarían allá, que era cerca; y en esta casa se hallaron dos ídolos tejidos de pluma de diversa manera, que ponían espanto, y eran de estatura de gigante y tenían en los brazos metidos en los molledos unas ruedas a manera de arandelas, y lo mismo tenían en las pantorrillas junto a las rodillas tenían las orejas oradadas; y muy grandes, a manera de los indios del Cuzco y mayores.

Deformaciones corporales que se encontraron en casi todas las familias caribe de las costas de Venezuela. En Colombia en muchas tribus, Quimbayas y Tumacos para dar un ejemplo.

Los Orejones del Cuzco fueron la nobleza de los Incas, esa misma gala se encuentra en varias tribus del Putumayo, Caquetá y Vaupés llamadas Orelludos en todos los mapas, Santa Gertrudis explica muy bien y los cronistas en general que toda tribu indígena usaba alguna deformación corporal que se hacia desde niños para que sirvieran por toda la vida como distintivo de la casta a la que pertenecía.

He insistido sobre este tema en esta web y reitero en esta sección que una de las formulas más seguras que creo exista para separar familias, son sus galas y esto he dicho sobre las familias Gua:

Podemos por las mismas crónicas conocer sus reseñas o solemnidades más importantes: Deformaban los cráneos, deformaban pantorrillas, muslos y brazos, alargaban los lóbulos de las orejas, tatuaban cuerpos y rostros, tenían sus viviendas aisladas no conformando poblados, (con predilección por las lomas o lugares elevados, si no los había los construían), exclusión de la idolatría, en especial los cultos al Sol, exclusión de cacicazgo hereditario, practicaban la circuncisión femenina y masculina, usaban del veneno como arma (a muy pocas de estas comunidades les fue permitido), lo mismo que la siembra y distribución de la Coca, que garantizo solamente sembraban y comerciaban las tribus pertenecientes a esta Cultura.

A algunas de estas tribus como permisión por jerarquías solo podían hacer uso de una, dos, tres, o más de estas solemnidades al tiempo y todas juntas las encontramos en el gran Imperio de los Omeguas cabeza de la familia a la llegada Española, e Imperio perdido de Sur América, Localizado en el centro absoluto de la parte más gruesa de la América del Sur y eje central de esta web.

Ver el Menú Paititi Dorado.

Sobre el regreso de Orellana dice Garcilaso de la Vega en el mismo capítulo citado:

....En aquella isla compró un navío, con que vino a España, y pidió a su Majestad la Conquista de aquella tierra, engrandeciendo su empresa, con decir que era tierra de mucho oro, y plata, y piedras preciosas, certificándolo con la buena muestra, que de aquellas cosas llevaba, Su Majestad le hizo merced de la Conquista, y de la gobernación de lo que ganare. Orellana hizo más de quinientos soldados, Gente muy lucida, y caballeros muy principales, con los cuales se embarcó en San Lucar, para su jornada y murió en el mar, y los suyos se desperdigaron por diferentes partes...

Lo establecido hasta este momento sobre esta ruta se confirma hasta la saciedad con el viaje de regreso de Gonzalo Pizarro a Quito. La carta que él envía al rey de España es un documento contundente que pueden conocer continuando este menú.

Index del menú: La verdadera ruta de Orellana.

Salen de Quito.
En esta primera parte se analizan los motivos de Gonzalo Pizarro para hacer esta expedición y primera parte de la ruta con varios cronistas.


Empiezan a navegar.
Comienza el escrito de Fray Gaspar de Carvajal, capellán y cronista de Orellana.Se prueba siguiendo el escrito del padre Carvajal, que Orellana navega por el río Putumayo.


Viaje de regreso.
Con la ruta de regreso de Gonzalo Pizarro a Quito se confirma que la expedición,si estaba en el río Putumayo, se traslada la relación de Pizarro al Rey sobre esta expedición y se asegura con distintos documentos que la vía Coca-Napo es un imposible y este absurdo de la historia, se debe rectificar.


Cuando se trocó la ruta.
Motivos que incidieron para hacer aparecer al Coca Y Napo como los ríos de la navegación


Ruta con Google Earth.
Paso a paso se ilustra esta ruta con la tecnología satélite


El lugar de la canela.
Accidentes de la naturaleza que ayudan a dilucidar los lugares a los que llega la expedición, aclara donde se encontraba canela, en Colombia.

 
Google