el-dorado
 

VER AQUÍ:

Salvamento al Patrimonio

Arquitectónico-Arqueológico

De la Nación
.

Diario del salvamento, año 2015

LISTADO GENERAL DE LOS MENÚS:
El Dorado

La Cultura Omegua

Las Expediciones.

Felipe de Utre.

El Imperio

Belalcázar

Jiménez de Quesada.

Nicolás de Federmán.

Pedro de Silva.

Las esmeraldas.

Las Amazonas.

Los Chibchas.

Los Tunjas.

Conclusión.

La cultura más importante de América

El Imperio Gua.

Deformación cráneos.

Los Entierros.

Caribes y caníbales.

Tatuajes y circuncisión.

Teúrgia.

Partícula Gua

Origen hombre América.

Paititi, Dorado.

El Paititi.

Incas en Colombia.

EL lugar de Paititi

El hombre dorado

Chiribiquete, Raposo, Percy Fawcett.

Documento Recio de León.

La verdadera ruta de Orellana

Salen de Quito.

Empiezan a navegar.

Viaje de regreso.

Cuando se trocó la ruta.

Ruta con Google Earth.

El lugar de la canela.

El viaje extraordinario de los Marañones.

Pedro de Ursúa.

Fin de Ursúa.

Entran al río Negro.

Están en el Orinoco.

Se confirma el Orinoco.

El río increíble.

Lope de Aguirre.

Ruta de Ursúa civilizada con Google Earth

Desde el astillero.

Isla de Garcia.

Final de la ruta.

Otras Rutas
Ruta del Padre Acuña
La cartografía y El Dorado

Mapas históricos

Temas muy especiales que tienen que ver con este tercer Imperio
Arqueología satélite

Arqueología con Google Earth.

Lagos precolombinos.

Homínidos de América

Cráneos gigantes.

Cráneos pequeños.

Los Sutagaos.

El oro precolombino

El Copey.

Las fabulosas esferas

Esferas de piedra.

No queremos ver.

Los muros del Perú.

Lo hecho por estas culturas.

Editorial.

Libro y repaso.

Sobre los Sutagaos.

Lo dicho sobre amparos

Guaquería.

Diario de Nicolás de Federmán.

Apartes de este diario.

Edad de algunos conquistadores

¿Sabe usted los años que tenían cuando llegaron a América?.

Los Cronistas

Y la crónica.

Galería de Arte

MI Pintura, escultura, y hoja de vida.

Enviar correo a:

Dirección Web.


Dirección personal.


BIBLIOGRAFÍA.

Bibliografía digital.

Bibliografía de editorial.

El cometido de estas páginas es lograr se adelanten el estudio y exploración de los territorios denunciados y se divulguen los hallazgos que se causaren dentro de ellos.

Se esclarezca la ubicación de nuestro Imperio y de las tribus que lo conformaron, para que reparen nuestras academias los errores cometidos que son funestos, para la arqueología presente y futura del Perú, Ecuador, Brasil, Venezuela y Colombia.

La difusión de este sitio logrará sacar adelante las verdades expuestas.

El contenido de esta Web se acoge a las normas del copyright internacional.

Gracias por su visita.

Gilda Mora.

 

 
Diario de Nicolás de Federmán. Regresar al index

RUTA DE FEDERMÁN SEGUIDA CON MAPAS SATÉLITE DE GOOGLE EARTH

Las distancias que nos deja Federmán son leguas de las llamadas de posta, equivalen a 4 kilómetros cada legua y fueron las usadas en esta parte de América, en ese siglo y siguiente.


Las llamadas leguas de posta son iguales a las de "cordel", "general", o "corriente", con vara de 80 centímetros, medida que aún se mantiene en Colombia y no con los 83.6 que ordenaba la Castellana, leguas y millas nos las deja aclaradas don Joseph Saénz de Escobar en el año de 1706

....Milla es la distancia de ocho estados, que hacen mil seiscientas sesenta y seis varas y dos tercias. Legua es la distancia de tres millas, que hacen cinco mil varas, que ésta es la que llaman legua de cordel, pero la legua que se considera para medir jurisdicciones es mayor, por tener cuatro millas.....

...Sobre la diferencia de las leguas comunes y vulgares y las que llaman legales, escribe nuestro Bobadilla y según la ley real que cita, es necesario saber cuáles se digan leguas comunes vulgares y cuáles legales, puesto que los pleitos en que se ofrece punto de leguas manda la ley se determine por lo que son leguas vulgares comunes y no por las legales. Bobadilla dice que en las vulgares comunes hay variedad en las provincias, y en las Indias dicen leguas de vaquero, que pueden correr por de cuatro millas; las legales me parece son las de tres mil pasos; leguas de cordel (o de cinco mil varas) pues hay Leyes de Partida que así las señalan, cotejadas con muchos textos canónicos y civiles.

Los sencillos instrumentos de esos tiempos, brújula, cuadrantes, y astrolabios, que se fabricaba para hacer su oficio el cosmógrafo de cada expedición eran y siguen siendo muy precisos. Lo que tengo entendido es que para sacar las cuentas de las leguas recorridas, se partía de 0 que era la línea del Ecuador( o cualquier otro punto de referencia como Quito para dar un ejemplo) y por cada grado de diferencia se habían caminado 20 leguas.

El escrito de Federmán señala la distancia en millas, y es natural pues era Alemán, pero los instrumentos y cosmógrafos eran españoles. Con las dos imágenes siguientes tenemos la certeza de que debemos aplicar a todo su relato esta conversión de 4 kilómetros por cada"milla",que nos deja escrita Federmán:

..."Desde allí continué mi viaje hacia Santo Domingo, a 1300 millas de distancia de la isla Lagomera".

Distancia en leguas de la Gomera a santo Domingo

Más adelante dice Federmán en su diario:

...."Llegué por fin a esta isla, que se llama Insula Española mientras su ciudad, Santo Domingo, .... Y aunque esta isla, que mide en su contorno 500 millas, hay muchos pueblos...

Contorno en leguas de la Española

Pocos escritos tienen tanta facilidad para establecer la unidad de medición que Nicolás de Federmán tomó y tradujo al Alemán del cuaderno oficial destinado a la Corona Española y que estaba en español. Estas cifras y todos los expedicionarios y responsables de las cuentas eran de esa nacionalidad. Dice la introducción y dedicatoria de su libro publicado en el año 1555:

......Y así hizo dos viajes a las indias, a través del mar, y tradujo y transcribió al alemán un librito en donde el notario que lo acompañó por orden de las Cesáres Majestades anotó día por día lo que a él y a sus compañeros les sucedío durante su primer viaje, así como lo vieron y conocieron, y que es divertida y amena lectura.......

Las primeras cifras son muy fáciles de seguir, ejemplo: las 300 de España a Lanzarote, de Santo Domingo 150en línea recta a la costa de Venezuela yla de Aruba a la costa con"siete millas",las 26 que quedó retirado de Coro, las 6 al primer villorrio, las 25 del puerto de Acua a santo Domingo, las 50 de la isla Sanoa a Puerto Rico, con cifras que dan los cuatro kilómetros "milla" sin fallar, y es el equivalente a una legua de posta española, con lo que tenemos establecida la unidad de medición para todo el cuaderno.

Esta es la primera búsqueda del Dorado por tierra ya que en el mismo año Ordaz la emprende por el río Orinoco, es indudable el motivo de Federmán para hacer esta expedición pues repite la ruta en su siguiente viaje como verán al final de este artículo.

Federmán buscaba el Dorado del río Meta, o oro de Parahua o Paragua, este conquistador fue confundido por laradical tupí PARA, que traduce agua grande o gran masa de agua y fue usada por nuestras tribus para llamar al mar (y también Al Orinoco, ver artículo Incas en Colombia del menú: Paitití Dorado). En un principio Federmán interpreta esta radical como mar o Mar del Sur, y posteriormente laguna grande llegando muy cerca de lograr su meta. Federmán reconoce y rectifica su error en este diario, quedando la palabra laguna como referencia a los siguientes expedicionarios para la tierra de oro que quiso encontrar. Esta confusión la tuvieron la gran mayoría de Cronistas de Indias como se aclara en el artículo recomendado.

Ilustrar a ustedes la ruta de Federmán y la localización que hago de estos pequeños seres encontrados en el año de 1530 fue posible gracias a que existe Tageo, puede este Link servir a ustedes para seguir, confirmar, desvirtuar, o perfeccionar esta ruta,

En este diario la palabra montaña equivale al significado actual de la misma, es posible que en la traducción del Alemán al español se haya corregido por los traductores esta anomalía presentada en la mayoría de las crónicas donde esta palabra significa selva y la encontramos en casi todo lo escrito en esos primeros siglos, en romance o castellano antiguo.

EL ESCRITO DE FEDERMAN

(de la página 38 a la 43)............COMIENZO EL VIAJE DE NICOLAUS FEDERMAN DESDE CORO HACIA TIERRA ADENTRO, Y ORDEN Y ORGANIZACION QUE DIO EN TAL VIAJE A SUS GENTES.

.........Al encontrarme en la ciudad de Coro con demasiada gente innecesaria e inactiva, determiné emprender un viaje tierra adentro, hacia mediodía o Mar del Sur, con la esperanza de hacer allí alguna cosa de provecho. Preparé todo lo necesario para tal viaje y el 12 de septiembre del año treinta partí con ciento diez españoles a pie y dieciséis a caballo, con un centenar de indios naturales del país, pertenecientes a la nación de los Caquecíos, que llevaban víveres y otras cosas necesarias para seguridad y abastecimiento. El mismo día viajamos tres millas desde la ciudad de Coro, y me detuve allí el segundo y el tercer día acampando en una llanura, a fin de poner en orden mis gentes, cosa necesaria para un viaje tranquilo y seguro, y también para nombrar capitanes y demás oficiales necesarios; Pues al día siguiente llegábamos a un país de enemigos. Perteneciente a una nación llamada de los Xedeharas.....

Las actuales carreteras en toda América no difieren demasiado de las primitivas rutas de comunicación e intercambio entre los pueblosprecolombinos, comencemos su ruta desdeque sale de Coro y encuentra los Ayamanes, ilustrándola con Google Earth desde las primeras 3 millas o leguas recorridas que son estos doce kilómetros, muy cerca de ese gran lago que debía de ser en época precolombina un gran recurso de agua y pesca, para tener en cuenta.

Federmán recorre 3 millas
Sigue Federmán:

....Cuando llegamos y entramos en el primer pueblo de esta nación que ya tenían conocimiento de nuestra llegada, puesto que había avisado con anterioridad y mediante un intérprete llamado Cara Vanicero y algunos indios amigos, mi llegada para visitarlo y entablar amistad con ellos, encontramos al cacique o señor del pueblo con todos sus habitantes y súbditos en sus casas y en tranquila posesión y con la comida y bebida necesarias con arreglo a sus costumbres, y con algunas cositas de oro que nos regalaron, recibiéndonos muy bien. Esta nación no posee sin embargo mucho oro, ni hay minas en las tierras que ocupan.. y todas comen carne humana... de un pueblo a otro. Fui bien recibido por ellos más por miedo que por buena voluntad, y aunque me dieron vituallas y algo de oro fue porque tuvieron que hacerlo...

Así atravesé esta nación llamada de los Xideharas, que ocupan una áspera y alta montaña de unas treinta millas de extensión, durante este viaje de estas treinta millas no se me ocurrió nada digno de escribir, por lo cual no me parece necesario describir el viaje....

La ruta necesariamente ha seguido el curso del ríode Coro  hacia el sur Dice Federmán: "Así atravesé esta nación llamada de los Xideharas que ocupa una áspera y alta montaña de unas treinta millas de extensión", 30 millas= (120 kilómetros) hasta encontrar los Ayamanes, y nos dan con Google un aproximado al actual Urucure como última población Xidehara, ya sea que llegara o no a Churuguara, lugar reconocido por todos los historiadores como de arribo de esa expedición, esta ruta que estoy insinuando, la considero viable dada la relación muy precisa que hace Federmán del desvío del camino sur traído, para conocer los seres pequeños, ese desvío solo puede ser al Oeste pues dice claramente que las montañas son ásperas y altas, no es mi animó asegurar a ustedes que este camino es el correcto, apenas es un bosquejo sobre los mapas, pues desconozco en su totalidad la topografía del país, solo ellos me guían.

Pedro Manuel Arcaya establece en los principios del siglo XX una ruta para Federmán por Duaca, que pueden localizar en la siguiente imagen siguiendo la carretera desde Churuguara hasta arriba de la firma de Google y siguiendo ruta hasta Barquisimeto, esta ruta hubiera sido la más clara y rápida para bajar al Llano de acuerdo a la topografía que vemos, pero se desvía, posteriores investigadores presentan esta variante y es la que más se acerca a lo que podemos hoy interpretar con las imágenes satélite y las distancias consignadas en este diario:

De la Web: laraenred.com/turbio.doc

.............Este camino, trazado sobre las numerosas veredas que los indios de diferentes etnias utilizaban para el desplazamiento en cada uno de los territorios, lo anduvo por primera vez, Nicolás de Federmann, oficial alemán, de la Casa de los Welser, quien salió de Coro el 12 de octubre de 1530 con 110 españoles a pie, 16 a caballo y 100 "naturales caquetíos", atravesó la sierra de San Luis, pasó por donde actualmente se encuentra Churuguara, llegó al río Tocuyo, cerca de Siquisique, intentó subir las impenetrables serranías de Parupano pero desistió ytomando el curso del río Tocuyo, que corre por las sabanas de Carora, avanzó durante cuatro días hasta Arenales o Atarigua donde lo abandona y llega a Cuara (Coary) a tres millas apenas del Valle de Barquisimeto.....

Federmán última aldea Xideharas
Sigue el diario de Federmán:

....Habiendo llegado el veintitrés de septiembre del año etc,; treinta, al último pueblo o aldea de la nación Xideharas, llamada Hittoua. Fui advertido por los habitantes o naturales, de cómo, a dos días de camino, había otra nación, llamada Ayamanes, que era su enemiga, por lo cual durante estos dos días el camino estaría desierto. llevé cerca de ciento cincuenta indios o indígenas del pueblo o aldea Hittoua para que nos abrieran camino o paso, y para que ayudaran a los indios que empleábamos para llevar carga y aprovisionamiento, y sobre todo agua, cuya falta en el camino nos había sido anunciada...

Fedrmaán de Urucure a Siquisique

Estando en Urucure las imágenes satélite nos ayudan a encontrar el lugar con:"Dos días sin agua en el camino", se lee estoen todas las crónicas cuando se transitaba por zonas desérticas, o el paso de las expediciones por la cuchilla de las montañas, lo que parece ser este caso y a demás muy lógico, no hay que olvidar que los ríos importantes eran la frontera de las distintas tribus en toda América, por lo tanto el Tocuyo tentativamente era la frontera Oeste de los Enanos puros de la"montaña", el interés de los Xideharasaparte de guiar a los conquistadores hacia sus enemigos sacándolos lo más pronto de su tierra, era ocultar al resto de su gente y los hicieron atravesar esas montañas, lo que no se podían permitir era llevarlos por su río aguas abajo, pues las grandes vegas que se ven en esa zona debían estar muy pobladas por su nación.

Fedrman división de tribus
Sigue Federmán:

...Habiendo encontrado al amanecer del tercer día una aldea de seis a ocho casas, que es la primera de esta nación de Ayamaes, la asaltamos, por temor de que huyeran, como gente amedrentada...Por medio de un intérprete, natural de la nación Xideharas, a quien traje desde Hittoua, también les hice amonestar... les di también algunos presentes, azadones de hierro, y cuentas de vidrio, que entre nosotros tienen poco valor pero son muy estimadas por ellos , como cosas extrañas....dejé volver a sus casas a los ciento cincuenta indios que vinieron conmigo de hittoua, salvo al intérprete, les di también presentes y les demostré mi agradecimiento por sus servicios. Lo hice todo al fin de que la nación de Ayamanes tuviese mejor ánimo y viese con que buena fe tratamos a nuestros amigos.

.. De este pueblo partí el veintisiete del mes de septiembre..y a dos millas de distancia encontramos un pueblo o aldea donde, según nos comunicaron, vivía un rico cacique o señor de la tierra, a quien pensábamos asaltar y traerlo a nuestra amistad como lo hicimos con otros. Y aunque los indios del antedicho pueblo me rogaron que les enviase delante para anunciar al cacique o señor nuestra llegada, con el fin de que no se alarmase de nuestro desprevenido asalto, no lo quise consentir por temor a que, al saber y averiguar nuestra llegada, pudiese abandonar el pueblo, o causarnos daño en algún paso de la montaña...

Federmár en Siquisique
Sigue Federmán:

(de la página 43 a la 54).. No encontramos allí ni un solo hombre, aunque supimos que habían estado la noche anterior, pues aún ardían los fogones encendidos... comprendí que habían sido prevenidos por los indios del villorrio donde pasamos la noche anterior. Con todo no quise infligirles ningún castigo, porque aún los necesitaba....nos reunimos en junta para decidir el modo de lograr adueñarnos de los habitantes. De pronto, de una altura frente a nosotros, vimos y oímos un gran numero de indios que estimamos unos seiscientos, lanzando grandes gritos, soplando con los cuernos, como acostumbran a hacer en la guerra, y disparando flechas sobre nosotros durante un cuarto de hora más o menos. No pudimos hacerles daño enseguida porque dominaban la altura. tampoco quise permitir que se disparara contra ellos un solo tiro, mientras podíamos permanecer alejados de sus tiros, pues estaban lejos y desperdiciaban sus municiones y provisión de flechas, privándose de ellas sin necesidad, y con mas provecho que daño para nosotros, ya que armamos con ellas a nuestros indios...

Envié, a un indio de los del caserío para que fuera a donde ellos estaban y les dijese que veníamos solamente con el fin de visitarlos y entablar amistad con ellos y no para apoderarnos de sus mujeres y niños.... Cuando vieron que el indio se dirigía hacia ellos dejaron de tirar, pero después de oírlo abandonaron la altura, lanzando penetrantes gritos, y pasaron al otro lado en compañía del indio que les envíe, De esta forma no vinieron ni los unos ni el otro.

Hice ocupar enseguida la altura con cerca de veinte hombres a pie, bien adiestrados y entendidos, para que los acechasen y examinaran la región, por ellos supe que habían visto cerca de treinta pueblos o aldeas situadas a nuestro alrededor, tres de las cuales habían sido incendiadas y ardían, incendio provocado por ellos mismos... Todo esto no me pareció buen augurio, porque al incendiar los tres pueblos demostraron que lo habían hecho debido a su desesperación o desconcierto y obstinación y suponiendo que serían asaltados por nosotros; y antes de permitir que gozáramos de sus provisiones y bienes, los quemaban para que no fueran aprovechados por ellos ni por nosotros....

... Envíe a tres indios que habían venido conmigo del villorrio, dándoles regalos destinados a los caciques de los pueblos circunvecinos para que buscasen a éstos, ya que eran fáciles de hallar aunque no estuvieran en sus aldeas, les ordené, como había hecho antes con el indio que ya he citado, que al encontrarles les notificasen que la causa de nuestra venida y les dijesen que si llegaban a donde yo estaba y nos trataban como amigos, les perdonaría lo pasado y les recibiría como tales y yo sería amigo suyo y les ayudaría a defenderse y salvarse de sus enemigos; pero que en caso contrario si rehusaban la amistad ofrecida, los perseguiría, desbarataría y quemaría sus tierras y campos, los aprisionaría a ellos, a sus mujeres y niños, los consideraría y trataría como esclavos o gente destinada a a la venta, y en todo me mostraría y viviría como declarado enemigo suyo.

LOS ENANITOS DE FEDERMAN

....Habiendo despachado a los indios susodichos, llegaron hacia las ocho de la mañana un cacique y sesenta hombres y mujeres sin armas, como acostumbraban cuando querían demostrar que eran amigos. Y aunque este cacique o señor no era de pequeña estatura como los enanos que, como se dirá después, encontramos, trajo algunos de éstos consigo, de los cuales había algunos que tenían cinco a seis palmos, a lo más de estatura. hice bautizar a este cacique o señor, junto con la gente que trajo, y hablarle de la fe cristiana lo que se puede suponer,...A este señor le di también algunas joyas de oro de las que acostumbran llevar y que me habían sido regaladas y también algunos cuchillos y tijeras, haciendo la paz con él y con toda su gente....

En los días siguientes que todavía estuve en el pueblo, vinieron muchos caciques o señores de muchos pueblos o aldeas, con los cuales procedí como con aquel susodicho cacique o señor, bautizándoles y amonestándoles, para ejemplo de todos. Y aunque todos pertenecían a la nación Ayamanes y enanos, con todo, encontré entre ellos algunos hombres y mujeres de mejor disposición y buena altura de cuerpo, Y habiendoles preguntado la razón de esta diferencia y reparto, me contestaron y dijeron que años atrás, según recordaban sus mayopres, sobrevino una gran y general mortalidad entre esta nación de Ayamanes, que por entonces habitaban la región sin mesclarse con otras naciones, con una enfermedad que se llamó Vioaroles, parecida a nuestra "Urschlecht", aunque en todas Indias nunca hasta entonces hubo peste; de aquella enfermedad murió tal cantidad de Ayamanes o enanos que ya no resultaban suficientes para defender sus tierras de los enemigos y se habían visto obligados a confederarse con algunos pueblos y con sus habitantes, sus enemigos los Xideharas, que habitaban más al norte, y casarse con ellos; por cuyo motivo en este lugar algunos eran de mejor disposición y tenían mayor estatura y el cuerpo más alto y grande. Me avisaron, empero, que a cuatro jornadas de aquel pueblo estaba el país habitado sólo por enanos y gente de baja estatura, y que no se había mezclado con ninguna otra nación.

Habiendo averiguado esto y otras cosas que necesitaba para proseguir mi viaje, me puse en camino hacia el territorio de los dichos enanos. Fuí de un pueblo a otro, acompañado de muchos indios de este que nos servían para abrir camino y para otras necesidades, pues mediante ellos hice amigos a muchos pueblos y caciques o señores al atravesar sus tierras, y no tuve necesidad de emplear violencia con ellos; porque al ver que otros se habían sometido y que yo cumplia la palabra dada, todos se mostraban muy serviciales y me ofrecían lo que necesitaba.

...El primero de octubre del año etc.; treinta llegué ya tarde al borde de un río llamado Tocuio, que corre veloz por un valle, y es grande y profundo . Construimos una balsa con con las rodelas o escudos que llevaban los soldados para su defensa y protección y resguardo, y con algunos árboles que derribamos; sobre ésta pasamos nuestros equipajes y a los cristianos que no sabian nadar, tirando de ella con cuerdas de una orilla a otra, para que no se la llevase la rápida y fuerte corriente del agua. ....


Omito en esta parte una larga relación de la subida del río que casi los ahoga a todos, al territorio de Ayamanes la arquelogía venezolana lo hace empezar arriba de Churuguara y terminar en Duaca, a pesar de lo establecido por Argaya y seguido por el resto de historiadores sobre lo ocupado por estos pueblos, lo desmiente la geografía que hoy podemos estudiar, todos, con esta extraordinaria tecnología y permite tomar distancias exactas, nos muestra que el territorio de los Ayamanes si se extendió a Quibor donde se encuentran los restos de estos seres diminutos, ya sea que la ruta seguida sea la de Agua Grande, Duaca, Barquisemeto, la cordillera es la misma y quiere dejar esto muy presente esta web.

El motivo de llevar el puntero hacia ese río que desemboca en el Tucuyo ya que no tenemos referencia de tiempo ni distancia, se debe a que la gran mayoría de las tribus ribereñas se ubicaban en lo posible en la confluencia de los ríos, no solo para tener otras vías de comunicación, sino como estrategia de escape en caso de ataque y el pueblo al que llega Federmán lo da como lindero de los pequeños seres, también el punto concuerda con la referencia del diario, de recorrer cerca de una milla para llegar al píe de la montaña y darse cuenta que no la podía subir con los caballos.

Federmán en el primer pueblo
Sigue Federmán:

Al día siguiente tres de octubre del año etc.; treinta emprendimos el viaje y llegamos a un pueblo o aldea. Fuimos bien recibidos por sus habitantes, que tambíen pertenecian a la nación de los Ayamanes, pues ya había enviado delante a los indios de esta nación, amigos nuestros, que había llevado conmigo de las antedichas poblaciones. Allí encontré aprovisionamiento suficiente y buenos informes y permanecí todo el día de la mañana siguiente, en que a esto de las ocho, comencé mi viaje hacia la montaña de los Ayamanes El cacique o señor y los habitantes de este pueblo son enemigos de los enanos de la montaña; pues aqui comienza el territorio que habitan los enanos que, como he dicho, viven aislados sin mexclarse con otros pueblos y sin admitir entre ellos a ningún Xidehara; no se hallan en confederación o alianza aun con pueblos de su propia nación, tambien Ayamanes, que se hubieran mezclado con los comarcanos de la nación Xideharas mediante matrimono.

El cordón montañoso que ven en la imagen es el mayor de esas zonas,con alturas según el programa de NASA, World Wind, cercanas a los 1000 metros, en su costado oriente se encuentran las poblaciones de Aguada Grande, Duaca, Bobare,que son las poblaciones establecidas por Arcaya como paso de Federmán.

Cordillera de los enanos
Sigue Federmán:

...Habiendo recorrido cerca de una milla y llegado al pie de una áspera montaña donde dificil y peligroso llevar caballos, decidí desistir. vimos que la montaña seguia siendo muy abrupta y salvaje, y si ya entonces teníamos que abrirnos paso o camino, luego tendríamos que hacerlo cada media milla y nuestro viaje duraria demasiado. Además los enanos podrían darse cuenta de nuestra llegada y hostilizarnos desde las alturas o abandonar sus poblaciones, y así , al alcanzar sus pueblos, no los hubieramos encontrado y nuestro viaje habria sido inútil; porque en la montaña podian facilmente esconderse sin que pudiéramos llegar hasta ellos o, tal vez, sólo en los lugares en que esto pudiera ocurrir con más daño y peligro para nosotros que para ellos, Tampoco podiamos esperar ser recibidos por ellos como lo habiamos sido por los indios de esta misma nación que ya habíamos pasado, pues no nos conocian ni habían oído hablar de nosotros sino más bien como enemigos que habiendo gozado de un auxilio odioso y repugnante de otros indios, veínan a hacerles daño. Además, yo había tomado este camino para ver esta nación, atraido por la fama de su curiosa pequeñez, que fué lo único que me había movido a hacer este viaje, nada útil para el propósito que teníamos, que era alcanzar el Mar del Sur o mediodía, y no era posible atravesar aquella montaña, sobre todo a causa de los caballos, que más nos hubieran estorbado que ayudado a conseguir una victoria sobre los enemigos.

Así envié a un capitán con cincuenta hombres a pie, bien pertrechados y con intérprete a esta nación, para que trajesen a los enanos con amor y amistad o por la fuerza, y me volví con el resto de mi gente, quedándome en el mismo pueblo de donde había salido, como he dicho arriba, aquel mismo día. Allí esperé a los enviados hasta el siguiente, que fué el cinco de octubre.

Llegaron tarde por la noche y trajeron unas ciento cincuenta personas, hombres y mujeres, que habían capturado al asaltar un pueblo distante cinco millas de donde estabamos, pues los habitantes se habían defendido, negandose a venir a visitarme voluntariamente. En la refriega murieron muchos, y también algunos cristianos resultaron heridos. Además cuando los cristianos emprendieron la vuelta ya con los prisioneros, les había seguido una gran multitud a fin de arrebatárselos, y desde las montañas y alturas que sabían ocupar como gente conocedora del terreno, hirieron y lastimaron a muchos cristianos, así como a los prisioneros que se hallaban repartidos entre ellos.

Los indios eran todos de pequeña estatura y, como ya me habían dicho, no se habían mezclado con otras naciones, Los más altos eran de cinco palmos y algunos de cuatro, pero bien proporcionados de cuerpo con relación a su altura. No pudimos servirnos de esta gente debido a su pequeña talla, aunque los hubiéramos necesitado urgentemente, pues comenzaban a faltarnos cargadores para llevar los equipajes de los cristianos, porque los indios que yo había traido de Coro habían huído casi todos y vuelto a sus casas Les hice bautizar y decirles, como había hecho con otros, todo lo que favorece la paz. Les puse en buen camino y los confeferé e hice amigos del cacique o señor del pueblo donde estabamos, de quien habían sido enemigos. Les dejé volver a casa a todos, exceptuando a diez personas que nos parecieron las principales, ordenándoles que alabaran ante su cacique o superior el buen tratamiento que les habíamos dado, le entregasen algunos presentes y regalos que les di y que le dijesen se presente en el pueblo Carohana, distante a tres leguas de allí, donde pensaba ir el mismo día y donde le esperaría hasta el día siguiente para concluir las paces. con esto siguieron su camino tranquilamente como prisioneros libertados, y yo seguí el mío.

En el pueblo o aldea Carohana encontré buen alojamiento y amistad, porque eran confederados, aliados y amigos del cacique o señor de la aldea de la cual salimos,. Estuvimos allí dos días, hasta el siete de octubre, pues encontramos mucha y buena caza, especialmente de venados y dantas, de los que había gran abundancia.

Federmán en Carohana
Sigue Federmán:

A medio día llegaron dos caciques o señores de los enanos con muchas de sus gentes y con algunas armas, cosa que no suelen hacer si vienen como amigos o quieren manifestarse como tales. Como los habitantes del pueblo o aldea de Carohana que trabajaban en sus labranzas los vieron venir de lejos antes que nuestros centinelas, se produjo en el pueblo o aldea un tumulto y tropel, pues temían que vinieran como enemigos y los asaltaran. Les pregunté la causa del tumulto y me puse sobre las armas, por si tramaban algo contra nosotros; pero el cacique o señor del pueblo me hizo decir que sus enemigos venían contra ellos, por lo que rogaba les salvara y ayudara. Mas cuando los indios se acercaron al pueblo o aldea, los intérpretes me dijeron que se trataba de los caciques o señores del pueblo o aldea de donde procedía la gente que la víspera había hecho prisioneroa y despúes libertado.

Inmediatamente despúes de apercibirnos levantaron sus arcos en una mano, lo cual entre ellos es señal de paz. Eran unos trescientos. Los hice y les peproché de haber venido con las armas en la mano, contra lo acostumbrado, agregando que si los intérpretes y sus propios connacionales, de los que, como he dicho antes, retuve diez personas, no me lo hubieran impedido, les hubiera atacado y dado muerte.

Excusaronse diciendo que habían venido armados a causa de sus enemigos, y que esto les era necesario para volver a casa. Me dieron algunos presentes y regalos de oro. El cacique o señor me presentó y regaló también una enana de cuatro palmos de altura, de bella y buena proporción y figura, que dijo ser su mujer, pues esto es habitual entre ellos para confirmar la paz. La acepté a pesar de que se portaba mal y lloraba mucho, porque creía haber sido regalada a demonios, pues por éstos nos toman, y no por hombres, Llevé esta enana conmigo hasta Coro, donde quedó. pues no quise sacarla de su tierra, porque ella, como los demás indios, no viven mucho tiempo fuera de su patria y especialmente en tierras frias ....

Por esta nación viajé todavía unos cinco días, siendo bien recibido por los indios o naturales pues siempre enviaba de un pueblo a otro a los indios que había hecho amigos para que dieran aviso....

Así llegamos, el doce de octubre, al ultimo pueblo de la nación de los Ayamanes, donde comienza otra nación, la de los Cayones...

Paso de Quibor

Contando un recorrido de solo 15 kilómetros día, si se pasa Quibor, por lo tanto es territorio de Ayamanes y empieza La Nación de los Cayones, encontramos a pie de la página 133, esta nota del editor:

" Aunque la existencia de los "enanos" se considerara fruto de la fantasia del conquistador y, para probarlo, se aduce la falta de semejantes noticias en los Cronistas coloniales y en la relación del liocenciado Tolosa, hemos encontrado un dato que confirma lo alegado por Federmán. Asi, en la carta que los oficiales Reales de Coro escriben el 6 de octubre de 1533 (archivo General de Indias sec. Santo Domingo, leg 206), el contador Antonio de Naveros, acompañante de Federmán en su jornada y su enemigo personal, declara: "que a 4 o 5 del sur de Coro entraron en una sierra muy montuosa, y toda ella estaba poblada de una nación de indios llamados Caribes y Xideharas, y en cierta parte de ella hallamos unos enanos que no llegaban a la cintura de un hombrre de mediana estatura". Dice que Federmán trajo "dos hembras de ellos, y son de otra nación que llaman Coyones...

Muy importante es este dato, es muy posible la existencia de enanitos dentro de las tribus de los Coyones, si fuera cierto lo que pretenden algunos estudios y es que estos Cayones eran de familia Tupi al igual que los Ayamanes.

Sigue Federmán:

(de la página 54 a la 59) Procedí con estos Cayones del mismo modo que había hecho con los otros, asalté un pueblo... aunque al principio se pusieron a la defensiva, se apaciguaron después, pues les hice decir y avisar por medio de los Ayamanes, los cuales tenía algunos conmigo, el objeto de nuestra llegada, Con esto se quedaron satisfechos, me dieron algunos presentes o regalos de oro y los víveres necesarios.....También hice volver a los Ayamanes que habían venido conmigo a los términos de su territorio, escoltados por algunos cristianos, ya que temían ser asaltados por sus enemigos.....

Cuando hube apaciguado este pueblo y a sus habitantes y pensaba que los presentes o regalos nos habían sido dados en prueba de amistad y que ellos, como lo hicieron otros pueblos cumplirían su palabra, el cacique, llegada la noche, se ausentó secretamente con toda su gente, hombres y mujeres, dejando su pueblo abandonado, y a nosotros solos, de lo que solamente nos apercibimos de madrugada. Pues cuando los indios se retiraron a las casas que más distaban de las nuestras, supusimos que hacían esto únicamente con el fin de alejar a sus mujeres y niños de nuestra conversación o presencia...

... Hacia las cinco, más o menos envíe cerca de cincuenta cristianos, entre los cuales iban cuatro a caballo, con algunos indios de nuestra tropa, que son muy buenos para las primeras embestidas en estos asaltos, acompañados de un intérprete de la nación de los Ayamanes que tenía conmigo y que conocía bien los usos de la tierra, ordenándoles asaltar de noche, tres horas antes del alba, cuando menos se espera a un enemigo y todos duermen, los pueblos que el intérprete nos señalo como próximos, y capturar a todos los que pudieren. Así sucedió....donde hicieron prisioneros a cerca de ochenta personas, hombres y mujeres, huyendo el resto.....Averigüe de los prisioneros acerca del lugar en donde se encontraba el cacique que había huido del pueblo, y envíe enseguida la misma noche a otros cincuenta hombres con algunos prisioneros a fin de que les enseñasen el camino, para que le asaltaran, atacándolos con grandes gritos, como si fueran muchos.Con esto se asustaron mucho, a pesar de lo cual se aprestaron a la defensa. Hirieron a siete cristianos y mataron a uno, a quien los otros cristianos enterraron en un lugar secreto a donde nadie llegaba, para que los indios no lo notaran ni se dieran cuenta de que no estábamos libres de la muerte, pues nos creen inmortales, De los indios murieron muchos y fueron capturados cuarenta y tres, entre ellos también el cacique.

A éste le hice encadenar a los otros que llevaba conmigo, como hombre que había faltado a su palabra. El resto de los prisioneros procedentes de ambos lugares los repartí entre mi gente para llevar la carga y equipaje, cosa que necesitábamos urgentemente, pues habían huido muchos de los indios traídos, y queríamos aliviar el trabajo y la carga de los que aún teníamos y que la habían llevado durante tanto tiempo, evitando que de acabasen del todo, con el fin de reservarlos para cualquier emergencia, pues nos servían para ofrecer resistencia a los enemigos en los pasos peligrosos, donde eran rápidos....también nos podían servir bien y con provecho y podíamos fiarnos de ellos, pues solo con nosotros y con nuestra tropa podían esperar volver a su patria.

Así viajamos para escribirlo brevemente cinco jornadas, sin poder hacer amigo a ningún pueblo,...encontrábamos en nuestro camino pueblos abandonados y vacíos. Pues el suceso se esparció por toda la nación...., así nadie vino ni pudimos ver a ninguno de los de esta nación. Unicamente dos veces, en dos pasos, donde no podíamos infligirles ningún mal o atacarlos, dispararon desde la altura sobre nosotros.....llegamos a los últimos pueblos de la antedicha nación, donde comienza otra llamada de los Xaguas....

(de la página 59 a la 64) ...Tuvimos que viajar hasta el cuarto día por un río que corre por un valle entre dos montañas, pues los Cayones no utilizan otro camino para llegar hasta esta nación...y aunque los indios hacen este camino en día y medio o dejan de andar por el agua, nosotros tardamos como queda dicho, hasta el cuarto día, pues era muy duro de avanzar con los caballos y equipaje.

Durante todo este tiempo no saliamos del agua salvo a mediodia y al anochecer, cuando encontrabamos en la rivera una pequeña sabana, donde nos deteniamos para comer o reposar por la noche ... Cuando al fin, dejando el camino por agua, alcanzamos el que iba por tierra, nos esperaban no pocas dificultades para atraer a los habitantes de la nación Xagua a nuestra amistad, pues no teníamos medios para conseguir la paz, ya que como he dicho, los indios que acabábamos de dejar atrás quedaron enemigos nuestros no confederados o aliados nuestros, en forma que no podíamos probar a los Xaguas la causa de nuestra llegada ni convencerlos de que no habíamos venido para ofenderlos. Solo nos ayudaba la circunstancia de que fueran enemigos de los dichos Cayones y no podían sentirse ofendidos por el daño y prisión que estos habían sufrido por parte nuestra...Cuando nos acercamos al primer pueblo de esta nación,....envíe buena parte de mi gente para atacarlos y para que me trajeran a los que pudieran capturar. Así sucedió, y a la mañana siguiente volvieron con unas cuantas personas.....

....Hubiera querido tener medios para apaciguarlos, pactar con ellos una alianza... para que no fueran enemigos nuestros, como ocurrió con los Cayones; pues ademas de ser motivo de preocupación tal enemistad es penosa e incomoda, tanto para obtención de víveres y otras provisiones como para el reconocimiento del país. Sin embargo para esto no disponía de intérpretes en quien confiar, pues los dos que tenía y conocían su lengua pertenecían a la nación de los Cayones, que como antes he descrito, llevaba conmigo prisioneros....Hice decir a uno de los interpretes, el que me pareció mejor para el caso, que lo dejaría en libertad y lo haría acompañar a través de la tierra enemiga hasta sus limites, y le haría ademas regalos, si hablaba fielmente a los Xaguas en las palabras que yo le ordenara para traerlos a la paz... todo lo cual me prometió y cumplió después.

Dejé en libertad a cinco personas de los Xaguas que habíamos capturado, quedando en mi poder los principales y el cacique para que los indios ofrecieran menos resistencia... les entregue algunos regalos para los caciques circunvecinos, pidiéndoles de mi parte la paz y paso libre...y diciéndoles que vinieran al pueblo...para que me vinieran a visitar....vinieron algunos caciques y por la tarde cerca de las cuatro, unas ochocientas personas hombres y mujeres, que habitaban dos o tres millas a la redonda, y que llevaban algunas cañas en la mano, en vez de armas como acostumbran a hacer en prueba de amistad. Trajéronme también algunos regalos de oro y las necesarias provisiones y caza...en los cinco días que tarde en atravesar esta nación y su territorio fui recibido amistosamente y de buena fe.. el ultimo día del dicho mes de octubre llegamos a un pueblo llamado Cazaridi, que es la ultima de esta nación. Calculamos una distancia de setenta y tres millas desde la ciudad de Coro, de la que habíamos salido para efectuar este viaje, entre montañas tan ásperas como nunca las había visto antes bien lo puedo escribir. Tuvimos que atravesar con los caballos por lugares y pasos por donde jamás pasó caballo alguno, y especialmente por la nación de los Cayones, que como he dicho quedó enemiga nuestra, porque nos faltó su ayuda para abrir caminos, teniendo que hacerlo los mismos cristianos....

La siguiente imagen da las cuentas de 73 leguas"o millas" que dan 292 kilómetros saliendo de Coro, se puede correr esta cuenta al oriente o al oeste y da igual la distancia, el lugar por el que me inclino al oeste del Portuguesa, es porque los Xaguas estan señalados por otras crónicas y expediciones incluida la segunda de Federmán como propios del río Tocuyo y que verán más adelante.

73 leguas o millas de federmán
Sigue Federmán:

Aunque teníamos cerca de doscientos cincuenta indios hombres y mujeres, que llevaban nuestras provisiones, munición y otras cosas que nos servían para la defensa, hubiéramos necesitado muchos más para alivio de los cristianos. Sin aquellos resultaba penoso continuar adelante, y si estas condiciones hubieran durado más tiempo, nos hubiesen ocasionado mucha fatiga y proporcionado un trabajo insoportable. Pero a tres millas de este pueblo o aldea, llegamos como se vera, al final de esta montaña, comenzando una tierra llana y una de las mas bellas que había visto en Indias, ocupada por la nación o pueblo de los Caquetíos.

Cuando los Xaguas nos dieron esta noticia nos sorprendimos mucho y no quisimos creerla, pues dudamos de que, aunque tuvieran el mismo nombre de Caquetíos, hablasen el mismo idioma de los indios de Coro de donde habíamos salido; pues, como he dicho, estábamos alejados unas setenta y tres millas de ellos y habíamos atravesado cinco naciones, cada una de las cuales hablaba su propio idioma.

Fue un hecho que nos alegro mucho, como suele suceder con lo increíble, pues bien podéis imaginaros conque dificultades nos habíamos entendido con los indios hasta llegar al país de los Caquetíos, porque para el primer idioma, el de los Caquetíos tenía yo dos cristianos e intérpretes de confianza que conocían bien la lengua; y después entre los Xidehara, tuve que hablar por medio de dos intérpretes; con los Ayamanes, de tres; con los Cayones, de cuatro y con los Xaguas, a través de cinco personas. Por esto es indudable que antes que uno comprendiera al otro y trasmitiera hasta el quinto lo que yo había ordenado, añadía o quitaba algo, de modo de que de cada diez palabras que yo decía apenas una llegaba tal como yo deseaba, de acuerdo con nuestras necesidades; lo que yo consideraba una gran dificultad y lo que impedía frecuentemente descubrir muchos secretos de la tierra, objeto principal de nuestro viaje. Las antedichas naciones de Xideharas, Ayamanes, Cayones y Xaguas comen todos carne humana y son enemigos unos de otros....

(de la página 64 a la 87)..cuando salimos, como queda dicho, del último pueblo o nación de los Xaguas y nos aproximamos a una milla de los Caquetíos, que habitaban una tierra llana y de quienes nos habían dicho los Xaguas que formaban un pueblo numeroso y muy guerrero, llegamos a sus poblaciones situadas en una bella sabana, como he dicho antes, en las márgenes de un gran río, donde pudimos ver una veintena de pueblos

Acampamos allí, deliberando cómo debiamos emprender la acción... .. Y ciertamente, todas las naciones antes citadas habían sido obligadas por ellos a vivir en la montaña para ser los únicos en poseer y gobernar la llana y muy fertíl tierra, Estos Caquetíos no habitan la montaña en parte alguna, ni aquí, ni en los alrededores de Coro, sino que ocupan la mejor y más fértil y llana tierra y no soportan a ninguna otra nación en la llanura.

Nos pusimos a deliberar larga y plenamente sobre lo que más convenía para nuestra seguridad y tomamos la decisión de no asaltar a estos indios, como lo habíamos hecho con otros, pues eran muchos y nosotros pocos para poder vencerlos, sino enviar a un indio Caquetio, que había salido con nosotros de Coro, y a algunos Xaguas de los últimos pueblos de esta nación que contratan y hacen comercio de sal con aquellos pacíficamente, con algunos regalos para los cacique, a fin de avisarles nuestra llegada y de la causa de nuestro viaje, y también para decirles que si querían ser nuestros amigos, fueran a buscarnos y confirmar las paces conmigo....

A la mañana siguiente vinieron mis enviados con algunos indios Caquetíos, en numero no superior a cuarenta. Trajeron alguna caza y vituallas y me dijeron que sus caciques nos esperaban en los pueblos, deseando tenernos por amigos....se ofrecieron a esperarnos y a acompañarnos para enseñarnos el camino, lo rechace cortésmente, para poder enterarme en su ausencia por mis enviados, de la intención que tenían estos Caquetíos...

Hecho esto, no pude averiguar otra cosa sino que no teníamos que temer de ellos traición ni enemistad alguna: porque el Caquetío e intérprete a quien, como he dicho, traje conmigo de Coro a quien envíe a estos, había elogiado grandemente según dijo, el buen trato y benevolencia que mostrábamos para con todas las naciones que aceptaban nuestra amistad y daban pruebas de ella con hechos y dadivas, y el poderío y fuerza que habíamos usado contra aquellos que nos resistieron; por lo cual decidieron ser nuestros amigos y darnos lo necesario. Hice un regalo al indio y lo declaré libre, porque hasta entonces había sido regalado por mi para servir a un cristiano...

Mapa de N de fer de 1702

Este mapa de Fer que encuentran en el Menú, La Cartografía y El Dorado nos muestra al río llamado con un nombre parecido al actual Barquisimeto naciendo entre El Tocuyo y Nueva Segovia, es sin duda el hoy Portuguesa, por lo que a ese tiempo se podía considerar todo el territorio que abarca el río como provincia o país de Variquesemeto nombre que señala este diario y fue variando hasta el día de hoy.

Fedemán Río Portuguesa
Sigue Federmán:

...Cuando alcancé el primer pueblo o aldea de esta provincia de Variquecemeto, encontré allí gran número de indios, aproximadamente unos cuatromil, gentes bien proporcionadas y fuertes, por quienes fuí bien recibido..Permanecí en sus pueblos, en numero de 23, situados a orilla de este río, durante 14 días, para visitarlos y tratar de hacerlos amigos, y también para averiguar los lugares que teníamos que atravesar en la continuación de nuestro viaje. En todos estos pueblos o aldeas de esta provincia de Variquecimeto nos dieron muestras de buena amistad y nos hicieron regalos sin obligarles a ello, sino por su propia voluntad y por valor de tres mil pesos de oro, pues son gente rica que tratan, trabajan, elaboran y venden oro. y se les hicieron regalos de objetos de hierro, tales como picos, hachas, cuchillos y cosas semejantes que necesitan, se podría conseguir mucho oro y enormes riquezas; lo que es obvio ante la gran cantidad de regalos que nos hicieron voluntariamente y tan solo para probar su generosidad y no por temor, como habían hecho otras naciones por donde habíamos pasado......

Como pudimos apreciar no nos tenían miedo, pues como he dicho, estaban conscientes de su fuerza, creo que en estos 23 pueblos podrían reunirse en medio día treinta mil indios guerreros que se dedican a la guerra y se ejercitan con ella..en esta provincia oí hablar del otro mar, que llaman del Sur o Mediodía, que era precisamente el que queríamos alcanzar y que, como ya he dicho antes era la causa principal de nuestro viaje: pues allí era donde esperábamos encontrar más que en ningún otro lugar grandes riquezas en oro, perlas y piedras preciosas....

En los 14 días que estuve en esta provincia, enfermaron cerca de sesenta cristianos, de los cuales algunos no podían continuar el viaje a caballo ni a pie. .... hice llevar a algunos de los enfermos en hamacas, para lo cual utilicé algunos indios de nuestra tropa, haciendo explicar a los indígenas los hacíamos llevar por ser grandes señores; a otros los hicimos cabalgar, haciendo desmontar a los sanos a quienes pertenecían los caballos, y montar a los enfermos, unos después de otros. Así disimulábamos en lo posible ante los indios para que, ya que nos creían inmortales, también nos consideraran inmunes a las enfermedades.....emprendí el viaje el la dicha forma, más como gitanos en inválidos que como gente de guerra.

Desde estos pueblos fuimos acompañados por doscientos indios que debían llevar nuestro equipaje y enseñarnos el camino hasta llegar a la vista de los pueblos de sus enemigos, que pertenecían a otra nación llamada Cuybas. Les prometí que a la vuelta, para su seguridad, les haría acompañar a través del país de sus enemigos, pues, como habéis oído antes, nuestros indios cargueros se hallaban ocupados en llevar a los enfermos. Pero al permitir a los indios que llevaban nuestro equipaje que se adelantasen, sin preocuparnos de ellos y sin sospechar engaño alguno por su parte, pensando que marchaban tan apresuradamente con el fin de librarse lo antes posible de la carga, ya que iban muy cargados, sucedió que, después de haberla llevado una dos millas solamente, la dejaron en medio del campo y se volvieron...escogimos pues lo mas indispensable repartiéndolo entre los cristianos y el resto lo hice enterrar fuera del camino, hasta la vuelta, pues no teníamos medio de transportarlo. Así se fugaron, como he dicho, los indios que tenían que indicarnos el camino; pero afortunadamente un muchacho y una mujer indiana, que no pudieron acompañar a los indios fugitivos, se quedaron con los cristianos, La india conocía un poco la lengua de los Cuyvas, aunque no admitía saber el camino..

No concuerdan ninguna de las rutas establecidas hasta el momento, que ubica al actual Barquisimeto como el punto de llegada a los Caquetios, no corresponde en lo absoluto ese valle con la topografía descrita, los días y distancias que tenemos muy detallados en el diario.

Esta nación como describe el mismo Federmán se extendió por muchos lugares, es muy posible que fuera Caquetio el actual valle de Barquisimeto, como el Valle de las Damas, de la misma forma pudieron estar asentados en toda la región que humildemente sugiero en la próxima imagen, más acorde con la descripción de:"comenzando una tierra llana y una de las mas bellas que había visto en Indias" dice el título que presenta a la nación Caquetios:

"Ha obligado a todas las naciones circunvecinas, merced a su poderío, a abandonar el Llano y a retirarse a las montañas para poder poseer sola la más bella Llanura y el lugar más fértil".

En el texto que tienen a continuación por distancias, no hay donde acomodar a los Cayones y Xaguas, antes de encontrar a los Caquetio-Barquisimeto, dice este estudio que de Cuara que se encuentra abajo de Quibor, Federmán desviaría radicalmente su destino Sur hacia el Oriente, lo que no es aceptable por ningún lado en que se lo mire.

Veniamos con la Web: laraenred.com/turbio.doc

......llegó al río Tocuyo, cerca de Siquisique, intentó subir las impenetrables serranías de Parupano pero desistió y tomando el curso del río Tocuyo, que corre por las sabanas de Carora, avanzó durante cuatro días hasta Arenales o Atarigua donde lo abandona y llega a Cuara (Coary) a tres millas apenas del Valle de Barquisimeto que alcanza el 1° de noviembre, después de 50 días de haber salido de Coro.
El tránsito de Federmann por el valle caquetío, debió hacerlo por la margen sur desde donde actualmente se encuentra Buenavista hasta la zona de Tarabana, llamado sitio de Barquisimeto, pasando por Macuto y la  hacienda El Molino. De ahí, por tierras de Cabudare, pero siempre al sur del río Turbio, Los Rastrojos, La Miel, Gamelotal, seguiría la dirección de lo que después se convirtió en el Camino Real a San Carlos hasta donde el río Buría y el río Barquisimeto se unen formando el río Cojedes, sitio que llamaron en el período colonial, el Desembocadero, punto de encuentro para continuar hacia Los Llanos, Borburata, Valle de las Damas, Coro.

Tribus de Coyones, Xaguas, caquetios

La ruta de Federmán establecida por Arcaya parece ser la admitida en Venezuela hasta el momento e intento reproducir más o menos en la siguiente imagen con los señaladores de Google, no tiene en cuenta la desviación que señala Federmán de su ruta Sur, para llegar a las montañas de los seres pequeños, que por una ruta u otra es el mismo lugar.

Federmán rutas

Pero no concuerda por ese camino la topografía descrita en el diario antes y despues de de los Ayamanes, sobre todo desde el último pueblo hasta llegar al Llano, el programa de Nasa World Wind da a las montañas de Quimor al Llano entre 1000 y 2000 metros de altura que si se ajusta a los trabajos que dice haber pasado la expedición, por el lado de Tacarigua y Yaritagua es muy suave la montaña y existe el paso llamado el desembocadero, como ven en la siguiente imagen.

El viaje de regreso de Federmán dice entrar al valle de las damas transitando por población de Caquetío y queda este valle frente a Yaritagua.

Existen tres caminos en el día de hoy para bajar al Llano desde el Tocuyo y Quibor, es mi parecer que uno de esos pasos de frente a Quibor o al Tocuyo fue el usado en la bajada al llano y que Federmán conoció el llamado desembocadero o boquerón de Barquisimeto, en su ruta de regreso a Coro, muy transitado durante toda la conquista.

Lo verdadero y que no se puede desconocer es que este conquistador conoció las provincias de Tocuyo y Quibor lo que sería imposible por la vía Duaca, Tacarigua y lo prueba la siguiente expedición de Federmán a esa zona.

Federmán Tocuyo Quimor

La siguiente expedición que ordena Nicolás de Federmán como lugarteniente de Jorge de Espira se hace por las dos vias descubiertas en este primer viaje que estamos siguiendo y el de regreso por la costa hasta Coro.

Espira y Federmán llegan a Coro desde Europa en febrero del año 1534, se determinan los pueblos o región a los que deben de llegar las distintas tropas en las que divide Espira a su gente a esperar el encuentro con las otras y que Federmán viaje a Santo Domingo a traer caballos y provisiones, lo que deja claro este acuerdo es que Federmán a su regreso de Santo Domingo con caballos "avío" y gente seguiría a Espira al ya claro destino que tenían de esta expedición.

De estas rutas dice Fray Pedro Simón en la Tercera noticia historial capítulo 1 que Jorge de Espira ordena empezar la jornada llamada de la sierra a tres Capitanes, el hace la del Llano y se encuentran los dos ejércitos en el "desembocadero de Barquisimeto" esta ruta la veremos en la página siguiente cuando entremos a las tribus de los llanos.

Rutas de Federmán en su segundo viaje:

Fray Pedro Simón, tercera noticia historial capítulo XVIII

Jornada ordenada por Federmán: " Estando el teniente general Nicolás de Federmán de la otra parte de la laguna a la de Coro con toda su gente, ordenó que fuese la más de ella con el capitán Diego Martínez,....la vuelta se la serranía de las provincias de Carora, a dar al valle que dicen de Tocarigua, con orden que lo esperasen allí, donde se juntaría con ellos para que todos entrasen la tierra adentro en demanda de las noticias del río Meta....llegaron a la provincia de los giraharas, que es tan dilatada por muchas tierras como las de los caribes...salió de ellas en pocos días con su gente el capitán Martínez, y adelantándose él al ejército, llegó a una provincia que confinaba con los caroras, de gente belicosísima y bien versada en todo tipo de encuentros...desde donde partieron juntos otro día y caminaron hasta entrar en las provincias de Carora, donde después se fundó y hoy lo está una ciudad del mismo nombre, por un capitán Salamanca, donde hallaron muchos naturales, ricos afables y de buena condición para los soldados.....Partieron después de esto llevando la derrota al sur, después de haber pasado algunas provincias...vinieron a parar a unas provincias llamadas Tocuyo. Donde después se pobló y ahora lo está, una ciudad llamada de ese nombre...Aqui se rancheó la gente en el sitio de un pueblo que antes pocos días habían quemado los indios coyones por que teniendo entre ellos y esta gente del Tocuyo antiguas y sangrientas guerras....

Federmán se encuentra con sus hombres en el Tocuyo y continúa ruta al Llano, Cuarta noticia historial capítulo XII.... "Dejando Federmán el sitio quemado del Tocuyo, atravesando por sus provincias bien pobladas de gente, aunque cobarde y de viles ánimos, pasando el de Quibor, llegó al valle de Barquisismeto, donde también despues se pobló u hoy lo está una ciudad de españoles, llamada Segovia, y los años despúes prendieron y mataron al tirano Lope de Aguirre, como en su lugar diremos en este primer tomo. ...comenzó a marchar la vuelta de los llanos entrándose en ellos por el boquerón de Barquisismeto, que es la parte del sureste por donde se entra y da vista a ellos

LAS TRIBUS DE LOS LLANOS: Es la continuación de este diario de Federmán, se encuentra siguiendo este link a la Página siguiente:

 
Google